¿Campos de Golf Sostenibles, Es Posible?

Los campos de golf han jugado un importante rol dentro del motor económico de la Republica Dominicana, tanto por las miles de rondas de golf que se juegan en todas partes del país diariamente, como por el apoyo indeleble que este deporte representa para las ventas inmobiliarias y el desarrollo de comunidades residenciales. Este deporte ha contribuido para con la creación de empleos y atraído importantes  montos de inversión extranjera al país. Sin lugar a dudas, ha sido un gran complemento al desarrollo del turismo.

Sin embargo, los campos de golf han sido ampliamente criticados por su huella ecológica y el impacto negativo de esta para con el medioambiente. La imagen de este deporte se ha visto afectada por el consumo masivo de agua potable que requieren los campos, el uso de fertilizantes y pesticidas sintéticos y dañinos que se utiliza para mantenerlos, la demanda del uso de suelos y tierra negra, esta última es usualmente trasladada de otros lugares. Todos factores dañinos para el medio ambiente y que ensombrecen la indudable contribución económica que este deporte realiza.

Al igual que los rascacielos,  centros comerciales o cualquier otro tipo de construcción hecha por el hombre, los campos de golf no son inherentemente nocivos para el medioambiente. Un campo de golf puede ser concebido desde sus inicios para minimizar su impacto ambiental. Para lograrlo hay que tener diversos factores en cuenta en las etapas de diseñado, construcción y mantenimiento. De esta forma se protege el medio ambiente, se minimiza su impacto en este y de hecho pueden lograrse substanciales ahorros económicos en el mantenimiento del campo de golf.

La planta de tratamiento de Puntacana Resort & Club recicla 3 millones m3 de agua al año, foto Puntacana Resort & Club

Por ejemplo, Puntacana Resort & Club ha implementado una serie de medida desde el diseño inicial de sus 3 campos de golf, que mitigan el alto consumo de agua de estos. Se logra reutilizando los recursos. Las aguas negras de la propiedad, incluyendo las aguas servidas de las villas privadas, el Aeropuerto Internacional Punta Cana y los tres hoteles, son enviadas a una planta de tratamiento y luego utilizadas para el riego de los campos de golf.  Anualmente se descontaminan y reciclan cerca de 3 millones de metros cúbicos de agua en los campos de golf. Esto equivale a una disminución en la explotación del acuífero, una reducción al riesgo de intrusión salina y un ahorro económico a la empresa de más de US$20,000 al mes.

Puntacana Resort & Club también ha sido pionero en el uso del hibrido de grama especializada, Paspalum, el cual se destaca por poderse regar con agua salada y agua tratada. En sus campos se ha priorizado también, el uso de especies de plantas nativas y endémicas en el paisajismo de los campos de golf, minimizando así el uso de fertilizantes y la importación de tierra negra desde otros lugares. Con este método, los campos de golf pueden incluso servir de hábitat para especies locales. La vegetación, los bosques alrededor del campo y las lagunas de riego del campo se han convertido en hábitat para aves, peces y otras especies de la zona.

El hábitat preferido del Gavilán de Hispaniola en Punta Cana son los campos de golf, Foto Guillermo Armenteros

Más recientemente, se ha experimentado también con el uso de compostaje y lombri-compostaje (suelos creados con material orgánico procesado por lombrices), que reduce aún más el uso de fertilizantes sintéticos.

La Fundación Grupo Puntacana experimenta con el uso de lombricompost en los campos de golf, foto Human Pictures

Más importante aún es el trabajo en equipo y el compartir experiencias.  La Fundación Grupo Puntacana y Puntacana Resort & Club,  han compartido su experiencia en el desarrollo de campos de golf “amigables al medioambiente” con otros resorts, de este y otros países del mundo, permitiendo que se replique su modelo y consigo esta buena práctica, esperando que algún día esta sea la norma y no la excepción.   A pesar de los avances logrados, aún queda mucho por hacer. Trabajar de la mano con los avances tecnológicos y continuar explorando las posibilidades  para no tan solo lograr minimizar el impacto negativo de los campos, sino buscar crear un impacto positivo, a fines de lograr campos de golf sostenibles.

 

Leave a comment

SUBSCRIBE TO OUR NEWSLETTER
Subscribe to our newsletter and stay up to date with all our news coming straight in your mailbox.
We respect your privacy.